Agua en la Luna Imprimir
Escrito por Miguel Martín San Vicente   
Jueves, 24 de Septiembre de 2009 08:50

Agua alrededor de un crater reciente, en imágenes infrarrojas obtenidas por el instrumento Moon Mineralogy Mapper de la NASA a bordo de la sonda Chandrayaan 1 de la agencia espacial india ISRO. Credits: ISRO/NASA/JPL-Caltech/USGS/Brown Univ. 

 

 

La Luna no es un desierto desolado (o lo es menos de lo que se pensaba). La revista Science publica hoy los resultados del trabajo de tres equipos de investigación, según los cuales se puede afirmar con rotundidad la presencia de agua en la superficie de la Luna.

Hasta hoy, entre los científicos existía la convicción de que la Luna era un lugar completamente carente de agua, salvo, quizás, en el subsuelo de algunos cráteres en las proximidades de los polos, donde existen lugares donde nunca llega la luz del Sol.

Sin embargo, los datos espectroscópicos coincidentes obtenidos, primero, por la sonda Chandrayaan-1 (ya inactiva) de la agencia espacial india y, más tarde, por la sonda Deep Impact de la NASA (actualmente denominada EPOXI y en ruta hacia el cometa Hartley 2, con el que está previsto que se encuentre el 11 de octubre de 2010), junto con un anàlisis detallado de los datos obtenidos por la sonda Cassini (actualmente en órbita alrededor de Saturno) durante la aproximación que hace 10 años realizó a la Luna, permiten confirmar de forma inequívoca la presencia de trazas de agua (H2O) y del radical hidroxilo (OH-) en las rocas de la superficie lunar. Esta agua se encuentra adherida a la superficie del suelo, no absorbida en su interior, y las cantidades detectadas varían a lo largo del día lunar.

 

En cuanto al origen del agua lunar, podría estar en los cometas o asteroides que esporádicamente colisionan con la Luna, y que aportarían agua o contribuirían a liberarla del subsuelo lunar, pero los investigadores se inclinan más por la hipótesis de que ésta se forme “in situ” por la interacción de los iones H+ del viento solar con el oxígeno de las rocas lunares.

La presencia de agua en las rocas lunares, aunque en cantidades mínimas, permite albergar esperanzas de poder extraerla para el desarrollo de actividades sobre la superficie de nuestro satélite, así como de que se pueda encontrar agua también en otros objetos del sistema solar, como en los asteroides o sobre el planeta Mercurio.

 

Más información en:

 

 

http://sciencenow.sciencemag.org/cgi/content/full/2009/924/1

 

http://www.jpl.nasa.gov/news/news.cfm?release=2009-147

 

 

Última actualización en Miércoles, 14 de Octubre de 2009 22:57