Descubierto otro gran anillo alrededor de Saturno Imprimir
Escrito por Miguel Martín San Vicente   
Viernes, 09 de Octubre de 2009 11:49

Diagrama descriptivo del nuevo anillo de Saturno, descubierto gracias al telescopio espacial Spitzer. NASA/JPL-Caltech

Durante siglos, los astrónomos se han preguntado por qué Japeto, uno de los satélites principales de Saturno, descubierto por Giovanni Domenico Cassini en 1671, brilla mucho menos cuando nos muestra el hemisferio que va “delante” en el sentido de su órbita alrededor del planeta (al que siempre muestra la misma cara, como la Luna hace con la Tierra), que cuando nos muestra el hemisferio opuesto: una mitad de Japeto es blanca como la nieve y a otra negra como el carbón. Estas diferencias son evidentes en las imágenes que, en 1981, envió la sonda Voyager 2, y más recientemente, en 2004, la sonda Cassini, ambas de la NASA.

Para algunos astrónomos, la explicación a este fenómeno podría estar en que Japeto, mientras orbita alrededor de Saturno, va recogiendo partículas de polvo en el hemisferio que está en el sentido del avance, como el parabrisas de un coche en movimiento va “recogiendo” todos los insectos que chocan contra él.

Dichas partículas podrían tener su origen en el bombardeo meteorítico de un satélite situado en una órbita más exterior a la de Japeto. Este bombardeo expulsaría partículas de la superficie del satélite que, con el tiempo y debido a la fuerza de la gravedad del planeta y a sutiles fuerzas radiativas, irían “cayendo” hacia él en espiral siguiendo órbitas cada vez más pequeñas. Sin embargo, muchas de estas partículas serían interceptadas por los satélites situados en órbitas más interiores, especialmente Japeto e Hiperión.

El candidato más probable para el origen de las partículas era Febe, un satélite probablemente capturado por Saturno, ya que su órbita es mucho más inclinada y alejada del planeta que la de Japeto (a 13 millones de km de Saturno) y, además, es en sentido contrario al de los satélites principales de Saturno.

Ahora, científicos de las Universidades de Virginia y Maryland, han publicado un artículo en la revista Nature en el que describen como han empleado el telescopio espacial Spitzer, de la NASA, para rastrear el sistema de Saturno y sus alrededores en varias bandas del infrarrojo (24 y 70 micras). Ello les ha permitido descubrir un enorme anillo de materia que está muy probablemente relacionado con Febe, ya que también está inclinado 27º con respecto al plano ecuatorial de Saturno y la órbita de este satélite queda perfectamente incluida en dicho anillo. Las dimensiones de este anillo son enormes: su límite interior está a unos 128 radios de Saturno (RS), y se extiende hacia el exterior hasta unos 207 RS (otros 12 millones de km). Su grosor es de 40 RS.

Además, se trata de un anillo extremadamente tenue: no se aprecia a longitudes de ónda visibles y contiene apenas 20 granos de material por km3. O bien el constante bombardeo micrometerítico de Febe se encarga de mantener este anillo, o bien un único impacto relativamente reciente arrancó de su superficie una masa equivalente a 1 km3 de materia.

Sin embargo, aunque cabría esperar que la composición de la superficie de Febe y la de las regiones oscuras de Japeto fuera idéntica, sus espectros no coinciden. Bien podría ser que, en vez de acumularse el polvo de Febe sobre la superficie de Japeto, la energía del impacto de estas micropartículas evaporase el hielo de la superficie de Japeto, dejando aflorar las partículas de polvo hasta entonces incrustadas en él.

Más información en:

http://www.nature.com/news/2009/091007/full/news.2009.979.html

http://www.jpl.nasa.gov/news/news.cfm?release=2009-150

http://www.skyandtelescope.com/news/63685982.html 

 

Última actualización en Jueves, 05 de Noviembre de 2009 17:57