El asteroide Apophis no impactará con la Tierra... de momento Imprimir
Escrito por Miguel Martín San Vicente   
Viernes, 09 de Octubre de 2009 13:51

El asteroide Apophis fue descubierto el 19 de junio de 2004. Imagen: UH/IA

De todos los objetos astronómicos que en los últimos años han generado titulares en la prensa, el asteroide 99942 Apophis, descubierto en 2004, es uno de los que han suscitado más interés. Y no es para menos. En su día se dijo había un 2’7% de posibilidades de que este pedrusco interplanetario de apenas 270 m de diámetro impactase contra la Tierra el viernes 13 de abril de 2029, produciendo el mismo daño que una explosión de 5 megatones. Este riesgo hizo que se convirtiera en el primer objeto en alcanzar el nivel 4 en la escala de Turín y el nivel 1’10 en la escala de Palermo, escalas ambas que cuantifican el peligro de impacto que suponen los objetos cercanos a la Tierra (NEO).

Cálculos posteriores basados en observaciones previas al descubrimiento y otras nuevas permitieron refinar su órbita, descartando la posibilidad de un impacto en 2029, aunque en esa fecha Apophis pasará a unos de 40000 km de nuestro planeta (no mucho más allá de donde orbitan los satélites geosíncronos), y se verá como una estrella de tercera magnitud. No obstante, estos nuevos cálculos también abrieron la posibilidad, más remota (1 entre 45000), de un impacto el 13 de abril de 2036.

Y así estaban las cosas desde el año 2006 hasta que nuevos cálculos realizados a partir de observaciones realizadas con un telescopio de 2’2 m situado en Mauna Kea y otro de 2’3 m situado en Arizona, además de con el radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico, han permitido reducir la posibilidad de impacto en 2036 a 1 entre 250000. En esa fecha Apophis pasará a unos de 33000 km de la Tierra.

Lo malo del asunto es que, ahora, el riesgo (3 entre un millón) se traslada a la misma fecha del año 2068, pero con más incertidumbres. Aparte de las propias de todos los métodos astrométricos, que dificultan la determinación exacta de las órbitas, el problema es que, cuando un asteroide rota, el llamado efecto Yarkovsy hace que el tamaño de su órbita aumente o disminuya según sea el sentido de giro del objeto. Este efecto tiene que ver con el calentamiento diferencial del objeto a medida que rota y se traslada en su órbita.

Actualmente no se sabe cómo rota Apophis, y por eso es tan importante seguir observándolo. Una buena oportunidad es durante el próximo mes de mayo de 2010 y, si no, en enero de 2013 se acercará a menos de 16 millones de km de la Tierra, lo suficiente como para poder observarlo con radar.

Mas información en:

http://www.jpl.nasa.gov/news/news.cfm?release=2009-151

http://en.wikipedia.org/wiki/Yarkovsky_effect

http://www.ifa.hawaii.edu/info/press-releases/Apophis-TholenOct09/

http://www.skyandtelescope.com/news/home/63790777.html

 

Última actualización en Jueves, 05 de Noviembre de 2009 17:57